Porque “nunca es tarde cuando la dicha es buena”

Cuando todavía estaba cursando la Licenciatura en Comunicación Social tenía cada tanto “espasmos de inspiración” que se daban en formas y lugares tan extraños que nunca supe cómo canalizarlos.

No se trataba ya de la resolución de una consigna académica, ni de un chiste en el momento indicado, ni de la palabra justa para el amigo que busca consejo.

Eran cosas sueltas, que quedaban siempre dando vueltas en algún espacio de mi mente y cada tanto se aparecían, como un mantra, sin saber qué o quién las desencadenaba.

Así fue mi acercamiento a la escritura “poética” (por decirlo de alguna manera). Las comillas son porque siempre uno piensa que ese es un espacio otro, que nunca habría de ocupar a menos que haya una voluntad deliberada o alguna especie de alteridad autorizada se lo confirme. O por lo menos al que no me le animaba porque soy así, cobarde.

Bueno, eso era hasta hoy.

Porque así como inesperado e inexplicable fue mi contacto con mi costado literario/poético, es la manera en que me encuentro ahora mismo, decidiendo, compartiendo mi obra con ustedes.

La consigna de esta semana del maravilloso curso que estoy haciendo nos invita a liberar contenidos de nuestra autoría para experimentar “en carne propia” que la cultura crece cuando se comparte. Y como estoy convencida de ello, lo que verán más abajo son algunas líneas de mi autoría, bajo licencia CC BY SA 3.0 .

Elegí esta licencia porque me encantaría que alguno (o muchos) pudieran agregar, compartir, cambiar, mejorar o apropiarse como mejor le parezca de estas palabras, que son mías sólo en parte y casi accidentalmente. Si así fuera, me gustaría además que compartieran de la misma manera sus nuevas obras, para mantener la rueda girando.

No pensaba lucrar con ellas tampoco, pero si alguien considera que de algún modo tienen ese potencial, pues ¡dichoso! Solamente con citarme como autora de este material me doy por satisfecha.

Gracias, nunca creí que daría este paso, pero ahí les va:

Sabrá el omnisciente universo

si hubiésemos sido, quizá,

bajo otro éter, otro invierno a todo color

a un solo fuego.

Mas doliente espero

que me queme sólo el frío de tus formas

en blanco  negro.

Como la derrota

un paso al abismo

de la conquista diurna del sueño.

Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-CompartirIgual 3.0 Unported.

Anuncios

2 pensamientos en “Porque “nunca es tarde cuando la dicha es buena”

  1. Ah, muy bien! Ahora que diste el primer paso tendrías que seguir, no? A esos poemas hay que libreralos Anita 🙂

    Tu licencia estuvo perfectamente elegida y explicada, según tu intención como autora.

    • Muchas gracias!! Costó costó, pero bueno… espero poder seguir liberando(me), jaja! Saludos!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s